Chris Evans grabó un video que fue publicado en la cuenta de Instagram donde la historia se ha hecho famosa.