Chris Watts recibió cinco condenas a prisión perpetua por el femicidio de su esposa Shannan, embarazada de 15 semanas, y el estrangulamiento sus dos pequeñas hijas, Bella y CeCe.