Consumidores beben en mesas al aire libre en Londres (Reuters)