Contenedores refrigerados junto a un cementerio en El Pas, Texas (REUTERS/Jorge Salgado)