Corinna Larsen, la ex amante que puso en jaque a la corona