Cosecha de algodón en un campo en Hami, en la región autónoma china de Xinjiang (Reuters)