Cualquier bebida alcohólica eleva el riesgo de sufrir problemas de corazón