Cuando la industria devora la creatividad: el caso de Shane Carruth, autor de