Cuando la invitó a salir con él por primera vez, Bill Gates le propuso a Melinda French que fueran a comer dos semanas más tarde. “Qué sé yo qué voy a estar haciendo dentro de dos semanas", le respondió ella.