Cuando Linux no es realmente esa grandiosa opción para "devolverle la vida" a un ordenador viejo