Donald Trump habla con su equipo de campaña el día de la elección, en Arlington, Virginia, Estados Unidos. REUTERS/Tom Brenner