Donald Trump junto a Kim Jong-un en junio de 2019 (REUTERS/Kevin Lamarque)