Dos de sus hijos aseguran que fueron sometidos a una “violación legal” promovida por su padre y cometida por su novia, una trabajadora sexual cuando tenían entre 14 y 15 años.