Dos devotos rezan al pie de la imagen calcinada de la Sangre de Cristo. (Foto Oscar Navarrete)