Dos sepultureros cargan el ataúd de una víctima de COVID-19, en el cementerio de Caju, en la zona norte de Río de Janeiro (Brasil). EFE/Antonio Lacerda/Archivo