Downing Street está trabajando en privado bajo el supuesto de que la segunda ola de coronavirus será más mortal que la primera (EFE/PETER POWELL)