El 29 de mayo pasado Jimmy Lai recibió a la agencia Reuters en sus oficinas. Sabía que podía ser encarcelado por defender las libertades de Hong Kong amenazadas por el régimen chino (Reuters)