El 70% de los decesos se produjeron cerca de los pozos de agua