El activista exiliado Nathan Law en una manifestación prodemocracia en Berlín, Alemania. REUTERS/Michele Tantussi