El aeropuerto de Lárnaca en Chipre, en tiempos de coronavirus (REUTERS/Yiannis Kourtoglou)