El Almirante encontró en los reyes de España el apoyo que por tantos años había buscado en diversas cortes europeas.