El autocine de Río fue una alternativa (EFE/Antonio Lacerda)