El avión fue comprado por 65 mil dólares en un remate de la Aduana chilena y su traslado costó otros 18 mil.