El balance entre vida personal y trabajo tampoco es bueno en EEUU (Foto: EFE/Sáshenka Gutiérrez)