El buque turco de investigación sísmica Oruc Reis en Estambul, Turquía, el 22 de agosto de 2019. REUTERS/Murad Sezer