El contingente de fuerzas antidisturbios respondió con bombas lacrimógenas (REUTERS/Hannah McKay)