El coronavirus tendría un impacto duradero en el corazón (Shutterstock)