El crucero de Hurtigruten MS Roald Amundsen, que tuvo casos de COVID-19 a bordo, amarrado en Breivika, Noruega.