El crucero Diamond Princess, en el que 2.700 pasajeros y 1.100 miembros de la tripulación estuvieron expuestos al coronavirus en un ambiente aislado, se convirtió en un caso de estudio de la propagación de la enfermedad. Foto: REUTERS/Kim Kyung-Hoon