El cuerpo de Josephine Whitaker, una de las víctimas de Peter Sutcliffe (Shutterstock)