El dictador Nicolás MAduro con el presidente iraní Hassan Rohani (AFP)