El edificio principal de la compañía farmacéutica Moderna, en Cambridge, Massachussetts. Foto: REUTERS/Brian Snyder