El gobierno chino ve a los musulmanes como enfermos y ha decidido que la solución son campos de internamiento