El gobierno de Hawái fue más allá de las órdenes de confinamiento y prácticamente apagó el motor económico del estado, la industria turística, en un intento por frenar el número de infecciones (Shutterstock)