El golpe fue perpetrado por los altos mandos del Ejército (REUTERS/Moussa Kalapo)