El inmenso Boeing 747 cuesta unos 400 millones de dólares en su versión ejecutiva