El instante previo al saludo más estudiado de los últimos tiempos (REUTERS/Albert Gea)