El Instituto de Investigación Veterinaria, afectado por el brote