El interior de Florería Atlántico antes de la pandemia del coronavirus (Nicolás Stulberg)