El jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah