El jefe de NASA, Jim Bridenstine (REUTERS/Mike Brown/Archivo)