El logo corporativo del conglomerado de construcción Odebrecht SA, en su sede en Sao Paulo, Brasil (Foto: Reuters / Amanda Perobelli)