El logo de Microsoft en su sede de Los Angeles, California (REUTERS/Mike Blake/Archivo)