El logo de Twitter en un teléfono móvil (Monika Skolimowska/dpa-Zentralbi)