El logo del laboratorio Eli Lilly en las oficinas de la compañía en San Diego, California (REUTERS/Mike Blake)