El ministro de Relaciones Exteriores, Philippe Champagne. EFE/EPA/ANTHONY ANEX/Archivo