El ministro de Salud francés Olivier Veran. REUTERS/Gonzalo Fuentes