El ministro francés de Salud Olivier Véran (Ludovic Marin via REUTERS)