El nuevo estudio involucró a 3 millones de personas en la India. REUTERS/Francis Mascarenhas