El nuevo protocolo otorga al gobierno la posibilidad de definir qué es "desinformación" y "monitorizar y vigilar" esas campañas.